martes, 14 de noviembre de 2017

LA POSVERDAD

Martes, 2 de noviembre del 2017

Página Siete,La Patria, El Día, Eju, SudamericaHoy, Mundiario, L V de Tarija

¿Estamos en la era de la posverdad? Desafortunadamente. El neologismo se define como cuando una persona, influenciada por sus sentimientos, interpreta los hechos a su manera y la manipula según sus intereses y conveniencia. Son verdades a medias. Algo muy peligroso.
La posverdad se aplica principalmente en la política con fines propagandísticos. Y el medio más poderoso son las redes sociales que publican un comentario tendencioso que se convierte en viral.
Joseph Goebbels decía “Miente y miente, algo quedará” o “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en verdad”. Así manipuló Hitler a la Alemania nazi.
A pesar de que Ralf Keyes ya había escrito sobre la posverdad, este concepto empezó a utilizarse de forma notoria, cuando corrió el rumor sobre el lugar de nacimiento de Barack Obama y se dijo que pertenecía a la religión musulmana porque es hijo de un nigeriano. Todo falso. El ex presidente nació en Estados Unidos, no pertenece a la religión musulmana y estaba habilitado para ser candidato. Fue un comentario de mala fe para que la gente no vote por él.
Los casos más emblemáticos son Trump y el Brexit. El presidente estadounidense es el prototipo de la política de la posverdad cuando realiza declaraciones que parecen verdades pero que en realidad no lo son.
Un ejemplo fue cuando dijo que los mexicanos eran narcotraficantes y delincuentes. Falso. Sin duda hay algunos, pero no puede generalizar y desprestigiar a los mexicanos de esa manera tan injusta y cruel. Lo hizo con la clara intención de obtener el voto de los estadounidenses que rechazan a los inmigrantes.
Recordemos que EEUU se ha convertido en un gran país gracias, en parte, a los inmigrantes que hacen los trabajos más duros, aquellos que los estadounidenses evitan hacer.
Varios diarios estadounidenses han comprobado las falsedades dichas por el presidente de Estados Unidos. Según el New York Times, Trump, hasta enero pasado, había dicho 99 mentiras que desgraciadamente quedan allí, flotando. Ese es el peligro. Que la mayoría iletrada le cree, más aún los que votaron por él.
Si bien no es tarea fácil desmentir a un primer mandatario, es obligación de los medios y de las redes sociales hacerlo por ética.
Otro ejemplo fue el Brexit. Para que los británicos voten por su retiro de la Unión Europea, se dijo una serie de falsedades. Un ejemplo fue que los inmigrantes eran los principales causantes de la crisis en el Reino Unido así como que el Servicio Nacional de Salud destinaría mas de 400 millones de euros adicionales por semana.
Los votantes mayores de 60 años, conservadores y los no ilustrados votaron por el Brexit. Un irreparable error histórico.
Otro caso fue el catalán. Los catalanes tenían una información que aseguraban era oficial y el resto de España otra, que también apuntaba como fuentes seguras. A raíz de aquello surgió un debate que sigue siendo agotador y que desafortunadamente ha profundizado la división en España.
Como afirma el filósofo inglés Grayling sobre la posverdad: "Si no estás de acuerdo conmigo, me atacas, no a mis ideas”. Eso ocurrió. Lanzar ideas sin argumentarlas, desprestigia al interlocutor que además demuestra falta de conocimiento y negligencia.
La posverdad se ha puesto tan de moda que fue incluida en el diccionario Oxford y la consideró la palabra más utilizada el 2016. Y, probablemente, sea incluido en el diccionario de la RAE.

viernes, 27 de octubre de 2017

Miradas personales del Che

Con ch’alla literaria, se lanza el 

libro El Che: Miradas personales

El libro publicado por este periódico se presenta esta noche en la 

Asociación de Periodistas. A manera de invitación presentamos 

fragmentos de tres textos.

Con ch’alla literaria, se lanza el libro El Che: Miradas personales
La portada del libro, con un dibujo de Marcos Loayza.
Página Siete / La Paz
 
El libro  El Che: Miradas personales, 
que reúne textos de 20  autores sobre 
el guerrillero que fue ejecutado hace 
medio siglo, se presentará esta noche  
en la Asociación de Periodistas de La Paz. 
La obra es editada por Página Siete y Plural.
 
El libro presenta ensayos, testimonios y 
cuentos de Alex Aillón Valverde, Gloria Ardaya, 
Daniel Averanga, Javier Badani, 
Rosario Barahona, Robert Brockmann, 
Willy Camacho, Homero Carvalho,
 Amalia Decker, Carlos Decker, 
Inés Gonzáles, Gonzalo Lema, 
Carlos Mesa, Mónica Navia, 
Verónica Ormachea, Hugo Rodas, 
Wálter I. Vargas y Wilmer Urrelo. 
 
Cada autor presenta  un esbozo particular del guerrillero que llegó  a Bolivia hace 50 años con
 la misión de organizar la revolución desde Ñancahuazú. Con tonos y estilos diversos,  
los textos tienen en común la calidad,  prueba del oficio de la escritura. 
 
Varios de los autores convocados decidieron esbozar la  imagen que guardan del Che en 
textos de ficción. Otros escribieron ensayos,  testimonios o  crónicas. De estas últimas, 
compartimos aquí tres fragmentos como una invitación a la lectura de las obras completas.
 
"El Che, un solo hombre y muchos significados. Tantos, que casi hay un Che para cada uno
 de nosotros. Desde el héroe hasta el mártir, desde el déspota hasta el invasor, desde el Cristo 
de la Higuera hasta el Hombre Nuevo. Y él es todos y no es ninguno. O es el espejo en el que 
se ha reflejado un momento de la historia, un episodio definitivo”, escribe la directora de 
Página Siete, Isabel Mercado, en el prólogo.
 
El Che: Miradas personales se presentará hoy, a las 19:30, en la Asociación de Periodistas 
de La Paz (edificio Las dos Torres, piso T,   avenida 6 de Agosto 2577).  Se contará con la
 presencia de los autores y habrá   ch’alla  y vino de honor. La invitación está hecha.
 
Che, derrota y victoria
 
En 2015, paseando por las calles de la hermosa ciudad de La Habana me encontré en 
una plaza a una señora que extendía en un pequeño puesto unas toallas para la venta, 
en la más grande aparecía la imagen del guerrillero, la clásica foto de Korda, sobre fondo 
rojo sangre. Muy probablemente algún turista la haya comprado para asolearse en el centro 
turístico de Varadero...

Pero el Che vive a pesar de esas derrotas terribles e incuestionables, a pesar de que es 
imposible sostener la vigencia de un sistema político, social y económico que no sólo no fue
 justo, que no sólo fracasó en lo económico, sino que además terminó en dictaduras implacables. 
¿Por qué? Quizás porque nos fascinan los hombres puros y transparentes –sobre todo los que
 mueren jóvenes- y Guevara lo era. Pero igual que era implacable consigo mismo, lo era a la hora 
de establecer las reglas de un juego, el de la revolución, en el que no hay espacio para las 
contemplaciones. Es: "o ellos o nosotros”. A veces, cuando se conoce a un "hombre puro” hay 
que ponerse a temblar, a su lado puede estar la guillotina, la idea de que el bien supremo lo justifica
 todo, la de que matar y morir son dos imperativos para cambiar la raíz de las cosas (...).
 
Carlos D. Mesa

Las manos del Che viajan
 
Las manos del Che viajan, inertes. Suspendidas en un líquido parduzco de formol que las
 preserva de su destino final. Viajan, pesadas. Pero su peso no reside en su masa sino en 
su hálito simbólico. Son el único vestigio físico que queda de aquel médico argentino que a
 finales de los años 50 se enroló en la rebelión liderada por Fidel Castro que terminó con la
 dictadura de Batista y levantó las banderas socialistas en Cuba. Que fue ministro de la revolución,
 que combatió en el Congo y que abanderó la utopía del "hombre nuevo” desde un rincón 
olvidado de Bolivia.  
 
Las manos viajan, mutiladas. Pero su peregrinar se inició dos años atrás, el 10 de octubre de 1967, 
un día después de que el guerrillero fuera ejecutado por el Ejército boliviano. El Che había sido 
vencido. Pero su muerte resultó no ser suficiente. Desde La Paz se ordenó el  cercenamiento 
de las manos del guerrillero muerto, un dictamen que por más macabro que parezca tenía un 
propósito estratégico dentro del ajedrez político que se jugaba en plena Guerra Fría (...).
 
Javier Badani
El Che bajo mi cama
 
Al escuchar un discurso del Che en clave de Ignacio Duchén de Córdova es difícil disociarlo 
del tono declamatorio del comandante Chávez y de su émulo y sucesor. Aquella clave recitatoria
 produce ya una sensación de hartazgo superabundante, de grandilocuencia ya largamente 
vacía, de promesa incumplible pero sigamos prometiendo,   redimamos al mundo, cuando no 
pudo salvarse ni a sí mismo. Iluso, nunca pudo. Aquella manía monotemática inaugurada por
 el Che ya no asusta al enemigo: lo mata de aburrimiento. En particular, del Che acabó 
repeliéndome su solemnidad y su absoluta falta de humor, lo cual lo hace incluso más frívolo. 
En última instancia, me convencí de que la leyenda del Che como guerrillero heroico es un
 tributo a su churrez y a la popularidad de sus dichos dramáticos pero vacíos, apuntados a
 sensibilidades facilonas, no a su habilidad como comandante ni como político.
 
(...) ¿Se inmoló al final, sabedor de que al menos quedaría su gesta? ¿Vino el Che a Bolivia 
no a ganar, sino a perder? Quizás sabía, como NSJC, que su inmolación invocaría la razón 
del más débil, donde es el perdedor quien gana. Y al final ganó solamente la batalla de la 
imaginación. A veces es suficiente.
 
Robert Brockmann

martes, 24 de octubre de 2017

Corea Juega con fuego

Página Siete, La Patria, EL Día, SudamericaHoy, La Voz de Tarija, EJU, Mundiario,


Kim Jong-un, no está en sus cabales. Un ataque a EEUU sería suicida y cualquier error de cálculo podría dar lugar a una guerra nuclear de dimensiones apocalípticas. No hay nada más arriesgado que provocar a Estados Unidos, más aún con un presidente tan impredecible como Trump.
Con el lanzamiento de los misiles, Corea del Norte ha puesto en jaque a la primera potencia y creado una amenaza y tensión permanentes a la comunidad mundial.
No se sabe a ciencia cierta si el objetivo de Kim es atacar a Corea del Sur y unificarla baja su bandera comunista o jugar con fuego disparando misiles a Estados Unidos, medida que sería su fin.
Trump, sin embargo, no permite que lo desafíen, más aún teniendo como aliado a Corea del Sur donde realizan de forma permanente, prácticas de defensa conjuntas. El presidente estadounidense ha afirmado que su país está listo para atacar y ha enviado sus bombarderos y cazas a rondar el país asiático.
Kim, Secretario General norcoreano de 33 años, ha tenido la osadía de lanzar misiles sobre el espacio aéreo de Japón. Éste país, de forma muy prudente, no les disparó para destruirlos y evitó el inicio de un conflicto bélico sin precedentes.

Washington, en aras de la seguridad, sólo se ha limitado a lanzar amenazas verbales, aunque según fuentes militares, buques de guerra que patrullan el mar del Japón están listos para disparar misiles a Pyongyang. Y el Pentágono, ha efectuado con éxito una prueba con su sistema antimisiles interceptando un proyectil en Alaska.


La guerra en Corea, sin duda, continua como resabio de la Guerra Fría. Recordemos que dicha la península (que era colonia japonesa) obtuvo su independencia después de la II Guerra.
Luego se dividió en norte apoyado por la URSS y el sur por EEUU. 
En plena guerra Fría, ambas potencias reclamaban el territorio lo que los llevó a la Guerra de Corea que duró tres años y la dividió en 1953. Esta provocó tres millones de muertos y la separación de miles de familias nunca mas se volvieron a ver.

El único camino ante las permanentes amenazas de norcorea son, por ahora, la contención y la disuasión, hasta que Washington opte por la vía diplomática o la mediación. China podría actuar como mediador ya que tiene relaciones con ambos países. Trump, sin embargo, debe mostrar la voluntad política para sentarse a la mesa de negociación.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto sanciones exigiendo a las naciones que dejen de comprar al país asiatico petróleo y textiles; finalice los contratos de empleados extranjeros; corte el contrabando; y que no le provean bienes, servicios y tecnología, entre otros.

La comunidad internacional no merece seguir tolerando las amenazas de Kin Jong-un, dinastía dictatorial heredada de su abuelo. Desde que el líder norcoreano asumió el poder el 2011, ha lanzado 80 misiles, en su obsesión ininteligible de mostrar su único poderío, que es el nuclear. Dicho país destina en armamento una cuarta parte del PIB en tanto su pueblo está inmerso en altos índices de pobreza. 

Corea del Norte cuenta con bombas nucleares como la lanzada a Nagasaki y con un alcance que pueden llegar hasta Estados Unidos.
Ante los lanzamientos de norcorea lo más recomendable sería no mover las piezas del tablero de ajedrez. 

lunes, 23 de octubre de 2017

20 escritores esbozan su imagen personal del Che en un libro de Página Siete



 Diario Página Siete.  


20 escritores esbozan
su imagen personal del
Che en un libro de
Página Siete
Una veintena de prestigiosos escritores colaboran
con textos que van desde la crónica hasta el cuento
y desde el ensayo al testimonio, que reflejan
imágenes personales del guerrillero.
        
         domingo, 22 de octubre de 2017
Liliana Carrillo V.  / La Paz 

El aniversario de los 50 años de la muerte del Che fue el
motivo.  La invitación, compartir la imagen que cada uno
guarda de ese hombre que desde Ñancahuazú quiso
irradiar una revolución. Veinte escritores respondieron a
la convocatoria de Página Siete y Plural Editores, y el
resultado es el libro El Che: Miradas personales, que
se presentará el viernes en La Paz.

Alex Aillón Valverde, Gloria Ardaya, Daniel Averanga,
Javier Badani, Rosario Barahona, Robert Brockmann,
Willy Camacho, Homero Carvalho, Amalia Decker,
 Carlos Decker, Inés Gonzales, Gonzalo Lema,
Carlos Mesa, Mónica Navia, Verónica Ormachea,
Hugo Rodas, Walter I. Vargas y Wilmer Urrelo
esbozan una imagen personal del Che Guevara en
 el libro editado por Página Siete y Plural. Suman su aporte,
con dibujos e ilustraciones, los artistas plásticos Luis Zilvetti
y Marcos Loayza.

"El Che, un solo hombre y muchos significados. Tantos, que
casi hay un Che para cada uno de nosotros. Desde el héroe
 hasta el mártir; desde el déspota hasta el invasor; desde el
Cristo de la Higuera hasta el Hombre Nuevo. Y él es todos
 y no es ninguno. O es el espejo en el que se ha reflejado
un momento de la historia, un episodio definitivo”, escribe
la directora de Página Siete, Isabel Mercado, en el prólogo
de la obra,  la segunda que publica Página Siete este año
a propósito de la conmemoración.

Como la mirada de los autores, son diversos sus textos que
van desde la crónica hasta el cuento y desde el ensayo al
testimonio, considerando las fronteras líquidas que dividen
los géneros. Ejemplos, eso sí, de buena literatura de ficción
y de no ficción.

¿A qué vino el Che a Bolivia?, se pregunta Gloria Ardaya
(Mis cercanías y mis lejanías con el Che Guevara).
Tal vez a buscar una continuidad y un sentido a su nueva
ubicación en el movimiento revolucionario internacional,
mundo del que sentía que había sido excluido. O tal vez,
como sostiene Robert Brockmann  (El Che bajo mi cama)
 a inmolarse,a perder, antes que a ganar, porque sabía
que su inmolación invocaría la razón del más débil,
donde es el perdedor quien gana. ¡Y al final ganó
solamente la batalla de la imaginación!

El Che literario, como referente o lector, desfila en los textos
 de Homero Carvalho (La presencia del Che Guevara en mi
 obra) y de Walter I. Vargas (Los libros del Che en el Churo).
 Mientras que con pinceladas de suspenso Javier Badani
reconstruye en una crónica en rigor del periplo de las manos
guerrilleras. Y hay más: en prosa poética, Alex Ayllón
 reconstruye una Revolución y en la frontera de géneros
Hugo Rodas fusiona ensayo histórico y narración en
Marianne B., psicoanalista.

El libro consigna los cuentos: Los olvidados, de Averanga;
 Cuando tus palabras resonaban armadas, de Barahona;
Uno, de Camacho; Las tres boinas del Che, de Gonzáles;
Adiós, de Angelina de Lema; La frazada y el machimbre,
de Navia, y El Che Yevara y los yevaristas, de Urrelo. 

En diversos tonos y registro, en ellos un Che más
despeinado funge como protagonista, como referente
 o como evocación de tiempos lejanos, tiempos de amor
 y nostalgias, tiempos en los que se construían utopías
 por las que algunos estaban dispuestos a dar la vida.

Álbum de fotos, de Amalia Decker; En busca del hombre
nuevo, de Carlos Decker-Molina; Mi profesor de religión,
de Verónica Ormachea, tienen en común el testimonio de
sus autores y la reflexión sobre el Che. Como lo hace Mesa
 -en su ensayo Che, derrota y victoria- intentan esclarecer
medio siglo después la figura del revolucionario.

"Todos. ¿Toda una generación?, ¿todos los bolivianos?,
 ¿todos los latinoamericanos?, ¿quiénes?... llevamos a
cuestas parte de esta historia, y ahora, medio siglo después,
podemos detenernos a contarla”, sostiene Mercado en
el prólogo de la obra que será presentada este viernes 27
de octubre, a las 19:00, en la Asociación de Periodistas
de La Paz (edificio Las Dos Torres, Av. 6 de Agosto).

Y cierra: "Son textos sin tesis ni antítesis; más bien son
miradas personalísimas, pero por ello mismo universales
de un personaje cuyo corto paso por estas tierras ha dejado
 huellas, porque, como escribe Carlos Mesa, el Che ‘no nos
 importó por lo que fue, ni por lo que no pudo ser, sino por
lo que reflejados en su espejo alguna vez quisimos ser’”.
  
Los autores de El Che:  Miradas personales

Alex Aillón Poeta, periodista y editor contribuye con la prosa
poética Revolución.

Gloria Ardaya Socióloga y escritora publica en el libro el
texto Mis cercanías y mis lejanías con el Che Guevara.

Daniel Averanga Escritor, corrector de estilo y educador
popular aporta con el cuento Los olvidados.

Javier Badani Periodista y gestor cultural presenta la crónica
Las manos del che viajan.

Rosario Barahona Premio Nacional de Novela,
la historiadora sucrense comparte el cuento Cuando
tus palabras resonaban armadas.

Robert Brockmann Historiador y periodista comparte
 el texto El Che bajo mi cama.



Willy Camacho Premio Franz Tamayo de Cuento,
el escritor publica el cuento Uno.



Homero Carvalho Premiado narrador y poeta comparte
 el texto La presencia del Che Guevara en mi obra.



Amalia Decker Escritora y periodista aporta con el

testimonio Álbum de fotos.

martes, 10 de octubre de 2017

Catalanes y su anhelo abstracto

Página Siete, Voz de Tarija, Mundiario, SudamericaHoy, El día, La Patria. 

Focus

Verónica Ormachea G.

Los catalanes ejercieron su derecho legitimo y democrático de votar al expresar su deseo de independizarse de España el 1-0. A pesar de que obtuvieron el 90% de los votos, su victoria es sólo un dato que quedará en los anales de su historia. Y, mientras no haya reconocimiento, no hay independencia.
Su anhelo es abstracto porque el referéndum es inconstitucional y no tiene ningún valor legal. Han vulnerado el Estado de Derecho y tratado de anular la soberanía nacional de España. Incluso no han cumplido con su propio estatuto autonómico. 
Les será imposible lograr su equivoca independencia aunque el presidente de la Generalitat Puigdemont la declare. Sólo quedará en un discurso. No es políticamente correcto que una región declare su independencia de forma unilateral de una nación. Que busque un nacionalismo absurdo. 
Lo grave es que Cataluña ha marcado una escisión peligrosa para la democracia española y dado mala imagen al mundo. El gobierno central intervino y hubo más de ochocientos heridos.
Otra situación hubiera sido si el gobierno de España convocaba al referéndum, aunque aquello jamás tendrá lugar para evitar la arriesgada secesión. 
Las naciones se forman con gobiernos soberanos, en territorios consolidados y delimitados, con leyes definidas, y en el marco de la democracia, libertad y unidad nacionales.
Los países son indivisibles y cuando les han usurpado territorios han luchado -incluso con las armas- por recuperarlos. 
No existe en la constitución española ni en ninguna, el derecho de una región a declararse independiente.
La ONU ha establecido que un país sólo se puede declarar independiente en el caso de invasión militar, dominio colonial o de violaciones a los derechos humanos, como en el caso de Kosovo, que logró la independencia de la ex Yugoslavia, aunque con el reconocimiento de pocos países. Una situación muy distinta a la de Cataluña. 
El estatus de Cataluña, tendría que ser reconocido por la ONU así como por la UE, lo cual España no aceptará.
El Consejo de Seguridad de la ONU – al que pertenece Francia- tiene reticencias a la secesión ya que otras regiones también buscan independizarse, como Córcega. También temen que su aprobación provoque el efecto domino lo cual complicaría el escenario internacional.
Recordemos que uno de los objetivos de crear la UE fue para unir Europa y evitar las guerras y divisiones.
Cataluña es una de las 17 regiones autonómicas de España. Sus ciudadanos buscan su independencia porque tienen, gobierno propio, idioma, policía, bandera, parlamento y una suerte de idiosincrasia particular. Contempla el 16% de los habitantes de España. 
Tiene la economía más importante entre las comunidades autónomas. Genera el 19% de PIB español y el 25% de las exportaciones de España. También vive de los ingresos del turismo ya que es la región mas visitada del país.  
Es el territorio más industrializado de España y cuenta con un importante sector financiero que ahora, a raíz del 1-0, está trasladando sus fondos a otras regiones. 
Los catalanes pagan más impuestos de los que el gobierno central  invierte en su región. Dicen: “Mientras nosotros trabajamos, los demás viven de nuestro trabajo”. 
Rearmar un país no es cosa fácil. Hay que crear instituciones como un banco central, oficinas de impuestos, definir que moneda van a usar, buscar mercados para exportar sus productos. Es más, todo esto 
cuesta mucho dinero que no se sabe si podrán afrontar, más aun cuando tienen una deuda de U$ 90.000 millones, gran parte de la cual, deben al gobierno español.
Al gobierno central le faltó capacidad de negociación con los catalanes. Debería ignorar la votación. Anularla es reconocerla.
Ésta ha sido la peor crisis de gobernabilidad en España desde el intento de golpe de Estado de Tejero en 1981.

sábado, 23 de septiembre de 2017

BREVE

Escritores Ormachea y Bueno presentaron libros

12 SEPTIEMBRE 2017CORREO DEL SUR
LIBROS. Los escritores en Sucre.
LIBROS. Los escritores en Sucre. 
Tras su éxito en otras regiones del país, la novela "Los infames" y el poemario "Yayani" de Verónica Ormachea y Alfonso Bueno, respectivamente, se presentaron anoche en Sucre.
Con su pasión por la novela histórica la escritora y también periodista, Ormachea, relata en "Los infames" la historia del pueblo judío refugiado en Bolivia en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, con la ayuda de Mauricio Hotschild, uno de los barones del estaño.
Por su parte, Bueno, poeta y abogado, pone a consideración "Yayani" término quechua que significa “El que viene por el camino”. En el libro se plasman 40 inspiraciones de estilo libre y contemporáneo que nacieron de forma emergente hace algunos años.



LA PRESENTACIÓN SERÁ MAÑANA EN EL HOTEL PARADOR

Novelista y poeta publican sus creaciones literarias

10 SEPTIEMBRE 2017CORREO DEL SUR
ESCRITORES. La novelista Verónica Ormachea y el poeta Alfonso Bueno.
ESCRITORES. La novelista Verónica Ormachea y el poeta Alfonso Bueno. 
La novelista Verónica Ormachea Gutiérrez y el poeta Alfonso Bueno Quiroga presentarán, en forma conjunta, sus dos recientes creaciones literarias, durante un acto que se realizará mañana, lunes, en el Hotel Parador Santa María La Real.
Se trata de la novela histórica "Los Infames" escrita por Ormachea basada en el barón de la minería boliviana Mauricio Hotschild, quien salvó la vida de miles de ciudadanos judíos a los que ayudó a escapar del holocausto y la persecución del régimen nazi antes de la Segunda Guerra Mundial.
Al comentar el tema central de su libro, Ormachea explicó que detrás del éxodo judío hacia Bolivia y otros países latinoamericanos estuvo la figura de Hotschild, hasta ahora conocido como uno de los barones de la minería nacional y estigmatizado por su figura de empresario explotador de trabajadores.
“Lo notable fue descubrir el otro lado de Hotschild. Durante mi investigación descubro que este hombre es una suerte de (Oscar) Schindler de los judíos en Bolivia”, dijo la autora que señaló que gracias al empresario minero cerca de 10.000 judíos pudieron salvar sus vidas al emigrar obligados por el régimen de Adolf Hitler.
“Es una historia universal que se divide entre Varsovia y Bolivia, en parte es ficción y Hotschild es la realidad, en la novela se relata cómo lo secuestran, lo toman preso y al final tiene que irse del país”, afirma Ormachea.
Por su parte, Alfonso Bueno presentará su segundo poemario titulado “Yayani”, que en quechua significa “Los que vienen en el camino”.
Bueno declara que es un poeta que plasma en su obra lo que siente y lo que ve, y no se declara seguidor de una escuela en particular. “Soy una persona libre y aprendí a tener sensibilidad a todo lo que hago y lo que digo; cualquier cosa que me impresiona se plasma en una idea, luego la trabajo y se convierte en poesía de todo género”, afirma.
Bueno residió por muchos años en Sucre, tanto en su vida de estudiante como profesional y familiar, y se declara muy satisfecho de presentar su obra en una ciudad con la que dijo sentirse muy identificado sentimentalmente.